Los tiempos de espera de los taxis se redujeron un 18%, mientras que el GMV creció un <span>28%</span>

Los tiempos de espera de los taxis se redujeron un 18%, mientras que el GMV creció un 28%

La demanda de taxis puede variar según el vecindario, la climatología y la hora del día. La capacidad de predecir dónde va a llover en los próximos 30 a 60 minutos genera mejores predicciones de la demanda y mejora la distribución de automóviles en la ciudad. Gracias a que Meteum predice dónde y cuándo lloverá con hasta un 90 % de precisión, un servicio de taxi redujo los errores de previsión de la demanda en un 38 %. El tiempo medio de espera se redujo en un 18%, ya que los conductores pudieron posicionarse anticipándose a los picos de demanda. El índice de lealtad de los conductores de la compañía también aumentó un 11% después de que el servicio les facilitara la vida. Durante las inclemencias climáticas, el GMV incremental aumentó un 28%.